LO NUEVO
recent

Farmatodo: venta controlada busca minimizar las fallas

La decisión de la cadena Farmatodo de instrumentar un sistema informático que limita la venta de 33 rubros con control de precios y de consumo masivo ha generado fuerte polémica. La empresa se pronunció ayer apuntando que la medida sólo busca “proteger a los clientes”, aunque admite que no resuelve el problema del abastecimiento.


La postura fue fijada por el presidente ejecutivo de la compañía, Pedro Luis Angarita, quien trató de responder a la ola de comentarios (entre negativos y positivos) que la limitación de la venta de productos levantó en la calle y las redes sociales. Farmatodo cuenta con 166 tiendas, de las cuales 117 ya disponen del software que regula las compras.
Al ser interrogado sobre si la restricción en la venta de artículos garantizará la presencia en los anaqueles, Angarita admitió que el control no solventará las fallas. “Que la medida va a resolver (el problema), no creo, pero lo va a minimizar”, sostuvo en una entrevista radial. El directivo agregó que además tendrá impacto a nivel del conflicto entre consumidores y los trabajadores.
La red de tiendas Farmatodo inició la semana pasada la venta restringida de 33 rubros, entre los que se cuentan 17 productos de higiene personal (champú, crema dental, desodorante, pañales), así como 12 alimenticios (harina de maíz precocida, arroz, aceite, fórmulas infantiles) y tres medicamentos: acetaminofén, Cozaar (Losartán Potásico) y anticonceptivos.
Margen de consumo
Al justificar la medida de limitar la compra en Farmatodo, su presidente aseguró que la empresa “debía tomar una decisión y la tomó”, luego de conocer los resultados de un estudio de opinión pública que arrojó que 70% de sus clientes eran revendedores.
“Entonces la condición y los intereses de un revendedor son totalmente diferentes a los de nuestro clientes, a los que nos debemos”, dijo al precisar que aunado al sistema informático, aumentaron la seguridad en las farmacias -por las colas- así como cambiaron los horarios de distribución.
Explicó que el sistema de “venta racionalizada”, además de limitar el número de unidades que se adquieren por semana, exige la presentación de la cédula de identidad, pues es este documento el que filtra el acceso a los productos.
De acuerdo a Angarita, para fijar las cantidades que pueden ser compradas, se consideró “el consumo normal, inclusive se calculó el promedio normal, porque esa data la tenemos de esos productos”, dijo.
Aseguró que la medida ha sido bien recibida. “Hemos visto una respuesta positiva, (pues) existen problemas de producción, de diferencial de precio, que no está en nuestras manos” y son el verdadero problema. Acotó que en lo que va de medida, se ha reducido el nivel de conflicto en las tiendas y los productos duran más en los anaqueles.
El presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli, reaccionó criticando la medida y asegurando que en la limitación no ha sido efectiva, por cuanto en vistas hechas a las tiendas, se evidencia la continuidad de las colas.
Señaló que Anauco ha recogido numerosas quejas, por cuanto la medida es parecida a la instalación de máquinas captahuellas en los comercios.
“La gente no está a gusto con la medida. Continúan las colas y es injusta, porque iguala las necesidades de todos”, señaló Parilli.
Vía El Tiempo
Con la tecnología de Blogger.