LO NUEVO
recent

Barack Obama llega a Cuba para iniciar una nueva era (VIDEO)

El matrimonio Obama desciende del Air Force One en La Habana. CARLOS BARRIA
En 1961, en Playa Girón (que es como los cubanos llaman a Bahía Cochinos) fueron 1.500 los militantes exiliados que desembarcaron para tratar de derrocar a Fidel Castro. Este domingo, en La Habana, EEUU no mandó exiliados, sino directamente al presidente, Barack Obama, que aterrizó en la tarde del domingo para una visita de tres días con un séquito de 800 personas, incluyendo a los miembros de su gabinete, asesores, legisladores de los dos partidos, empresarios, y hasta el chef español José Andrés.

Súmense los 1.500 periodistas extranjeros de 90 medios de comunicación y los dos aviones de transporte C-17 la Fuerza Aérea de EEUU que aterrizaron en la ciudad a principios de semana con todos los equipos de seguridad y comunicaciones del presidente estadounidense, y la conquista de La Habana es total. Está claro que lo que el dólar ha unido, que no lo separe el materialismo dialéctico.

De hecho, esta invasión ha provocado a su propia legión de desplazados: los turistas. Gente como Sylvia, una jubilada australiana que había cruzado todo el Pacífico con su marido, Denis, para visitar La Habana (con escala en Nueva Orleáns para recuperarse del cambio horario) y que se había encontrado con que el Gobierno cubano había ordenador a su operador turístico que cancelara todas sus reservas en La Habana y mandara a sus clientes a Varadero, a una hora y media.

"Hemos venido desde Australia a ver La Habana y solo vamos a estar una tarde en una visita guiada", protestaba Sylvia en el avión que la llevaba, junto con el resto de los compañeros de su exclusión, desde Cancún a La Habana mientras bebía un ron.



La Semana Santa cubana es época turística. Aunque parece que pronto va a ser época turística todo el año. "En los próximos 12 meses acudirán 250.000 turistas estadounidenses a Cuba. Calculando que cada uno gaste entre 1.000 y 1.250 dólares (de 890 a 1.100 euros), van a ser más ingresos que los que obtiene Cuba por la exportación de caña de azúcar", ha declarado a EL MUNDO José Oro, que en 1991, cuando era director del Ministerio de Industria Básica de Cuba (y se había formado en la URSS y Polonia, entre otros países), pidió asilo político en EEUU, donde vive desde entonces. Hoy, Oro es presidente de Oromax, una empresa destinada a "facilitar el conocimiento de los inversores extranjeros de la economía cubana", según él mismo explica.

En los próximos días, los presidentes de las cadenas hoteleras estadounidenses Martiott y Starwood anunciarán acuerdos para invertir en Cuba. La semana pasada, la telefonica AT&T se sumó a sus rivales Verizon y Sprint para ofrecer servicio telefónico y de internet en un país que solo ha empezado a tener wifi en el último año, y bajo presión de Estados Unidos.

Llegan inversores, diplomáticos...y los Rolling


Pero esta Semana Santa no sólo llegan empresas, políticos y diplomáticos estadounidenses a Cuba. El Jueves Santo por la noche aterrizan otros cuatro destacados líderes del imperialismo: Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts. O sea, los Rolling Stones.

Se van el sábado por la mañana, después de dar un concierto gratuito en la Ciudad Deportiva. Según ha podido saber EL MUNDO de fuentes cercanas al grupo británico, Jagger preguntó a uno de sus managers: "¿Por qué no podemos tocar en la Plaza de la Revolución?" La respuesta, aparentemente, fue: "Porque ni te apellidas Castro ni eres el Papa".

Y es que todavía hay clases. Cuba se abre. Pero solo la economía. La política sigue igual. Ése parece ser el objetivo del Gobierno de Obama. El ejemplo, Vietnam. Apertura económica y alianza estratégica. En el caso vietnamita, contra China; en el de Cuba, para mediar con Venezuela y en el proceso de paz en Colombia. Y desplazamiento a un segundo plano de los derechos humanos

Los derechos humanos, en un segundo plano


Es algo que quedó muy claro ayer, un día en el que "Obama" también fue la palabra más repetida en el parque Gandhi, junto a la iglesia católica de Santa Rita, en el Miramar habanero. Pero no fue en un contexto de liberalización. Al contrario. Las Damas de Blanco acudieron puntuales a su cita de todos los domingos, hasta 53 de ellas desfilaron en el trecho que les tiene permitido el estado: cinco calles de liberad relativa. La concentración pacífica 'Todos Marchamos' cumplía ayer su protesta número 46.

Al acabar la marcha, el gobierno cubano demostró que tampoco quiere dejar un camino de rosas a los pies de su invitado, Barack Obama. La Policía intervino con fuerza yarrestó a varias decenas de las mujeres y a algunos de los activistas que las apoyan. "¡Fue brutal, nos dieron con todo!", clamaba el activista Antonio González Rodiles tras la acción represiva.

Las imágenes de las mujeres de blanco cargadas a la fuerza, que las han hecho famosas en medio mundo, se repitieron justo cuando el Air Force One iniciaba su vuelo entre las dos capitales.

Táctica selectiva y habitual que se suele repetir un domingo tras otro, pero que en esta ocasión se hizo ante los ojos de la prensa internacional y con un nutrido grupo de seguidores gubernamentales, que apareció de la nada. Mitin de repudio, se denominan en la revolución, y en él se repiten desde hace décadas parecidas consignas, desde "Esta calle es de Fidel" hasta "La Revolución, por hoy y por siempre".

"Estamos contentas pero no del todo con la visita de Obama", recalcó Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, minutos antes de su detención. "Queremos que Obama condene con energía las violaciones de derechos humanos y dé un mensaje claro al pueblo de Cuba", añadió la activista, a la que el presidente estadounidense se dirigió por carta la semana pasada.

Con palabras parecidas, Antonio González Rodiles, creador de Estado de Sats, declaraba: "Nuestra campaña es por la libertad del pueblo de Cuba". Soler y Rodiles componen el 'núcleo duro' de la disidencia. Ambos están invitados al encuentro con Obama que se celebrará mañana por la mañana en la embajada norteamericana, pero todavía no han decidido si acudirán.

"Nuestro interés es ir y poder hablar", confesó Rodiles a EL MUNDO, antes de ser detenido. "Pero primero queremos ver cómo reacciona ante todo lo que vaya sucediendo, cada una de sus palabras contiene un simbolismo muy fuerte", puntualizó.

Obama profundiza las diferencias entre disidentes


Entre los activistas detenidos está el expreso político Danilo Maldonado, grafitero conocido como 'El Sexto'. Recién llegado a La Habana desde Guatemala, Maldonado retó a que Obama endurezca su política con el gobierno de Raúl Castro. El Sexto fue detenido en diciembre de 2014 tras realizar una perfomance en la Plaza de la Revolución, a la que llegó paseando dos cerditos. En el lomo de uno de ellos pintó la palabra Fidel. En el otro, Raúl. Permaneció casi un año en prisión.

Otro artista, Gorki Águila, líder de la banda punk Porno Para Ricardo, también se sumó a la protesta. "Ustedes tendrían que venir todos los domingos, para que no nos golpeen y nos metan presos", profetizó el músico sin ningún éxito.

El grupo Todos Marchamos confirma el ala más radical dentro de la disidencia cubana, la que no está dispuesta a un diálogo a cualquier precio con la Revolución ni con Obama. En la otra acera están los moderados.
La visita de Obama ha profundizado las diferencias entre los grupos disidentes, entre los que hay tantas posturas opositoras como personas en el reducto democrático. Y casi siempre en soledad constante, tanto fuera como dentro de la isla, donde el Estado les impuso la etiqueta de "mercenarios a sueldo del Imperio".

A un lado, aquellos que perciben los momentos de cambio y los quieren aprovechar con un discurso conciliador que se ha subido sin contemplaciones a la ola de Obama. A la cabeza el socialdemócrata Manuel Cuesta Morúa (Arco Progresista), el católico Dagoberto Valdés, el activista Elizardo Sánchez (Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional), el expreso político José Daniel Ferrer (Unión Patriótica de Cuba) y varios personajes clave de la sociedad civil cubana, como la bloguera Yoani Sánchez.

En el otro, los que consideran inmoral y un simple negocio cualquier acercamiento que legitime el castrismo. Son los duros Soler, Rodiles, incluso también Guillermo Fariñas, premio Sajarov y conocido por sus huelgas de hambre. Y cercana, con su propia postura exigente, Rosa María Payá, disidente emergente y fundadora del movimiento Cuba Decide.

"Esta visita será histórica en la medida que los ciudadanos puedan sentirse acompañados por la administración de una de las democracias más poderosas del mundo. Que sea una visita al pueblo cubano y no al régimen cubano de los generales".

Video de Frangero con información de El Mundo
Con la tecnología de Blogger.