LO NUEVO
recent

Desmayo de abogado defensor aplaza audiencia del caso "La Línea" en Guatemala


Uno de los abogados defensores en el caso de corrupción "La Línea", que tiene en prisión preventiva al expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, se desmayó hoy durante una audiencia por esta trama y provocó que el juez aplazara la sesión para este miércoles.

El abogado Mario Sanler se cayó aparentemente por un mareo después de que el fiscal Juan Sandoval lo acusara de haber manipulado una de las pruebas presentadas en la sala, de la que supuestamente rompió el precinto de seguridad.

Ante esta recriminación, Sanler se levantó alterado y al salir de la sala, visiblemente enfadado y molesto, cayó supuestamente por un mareo, y el titular del juzgado B de Mayor Riesgo aplazó la audiencia para este miércoles, en la que deberá decidir si acepta al empresario Salvador Estuardo González Álvarez, alias "Eco", como "colaborador eficaz" de la fiscalía.

González prestó este martes declaración como "prueba anticipada" y durante su testimonio ratificó que Pérez Molina y Baldetti eran los líderes de esta estructura de defraudación aduanera mientras estaban en el ejercicio de su cargo público, y aseguró que él actuaba bajo las órdenes de ambos.

Precisó que fue Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la exvicepresidenta, quien le presentó al entonces jefe de Estado, que buscaba a una persona de confianza para que le sirviera de enlace con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el ente recaudador de impuestos.

El empresario, quien era presidente de la Junta Directiva del diario guatemalteco Siglo 21, medio al que le llamaban en clave "el 22", se dedicaba a las asesorías antes de involucrarse en la red.

De acuerdo con su testimonio, en las reuniones con Monzón y otros miembros de la estructura le informaron del cobro por el ingreso de contenedores y que el dinero en efectivo se lo iban a entregar a él.

Detalló que recibió en dos oportunidades 300.000 quetzales (más de 39.000 dólares) y que el dinero en su totalidad se lo entregó a Monzón.

González explicó que luego se establecieron unas tablas para distribuir la "cola" (soborno) que la red recibía de los importadores.

"Por el control decidí no poner presidente y vicepresidente, sino 1 y 2", afirmó el "colaborador eficaz" de la Fiscalía, y enseguida explicó que el 50 por ciento del dinero, según le comentó Monzón, era para Pérez Molina y Baldetti, a quien él mismo le llamaba "my line", por ser a quien le reportaba el proceso.

"Un 5 % lo recibían en la SAT, un 4 % Monzón y yo el 2 %. Eso está en mi computadora. Está por fecha y por aduanas", precisó, aunque lamentó que algunos de sus correos electrónicos, donde había más información, fueran borrados por alguien que no mencionó.

González también manifestó, durante su declaración, que la exintendente de Aduanas Claudia Méndez, en prisión preventiva, recibió en una sola oportunidad una caja con dinero en efectivo como "regalo" de la estructura criminal.

En el turno de preguntas de la Fiscalía, "Eco" detalló que los beneficios recaudados en "La Línea" se le entregaban, de forma semanal o quincenal, en cajas de cartón y en efectivo, para que los contabilizara y los incluyera en el reporte de la trama.

Al principio dos veces por semana, aunque al final solo era los miércoles, el empresario se reunía en Casa Presidencia con los involucrados, en muchas ocasiones también estaban presentes Pérez Molina y Baldetti, para comprobar que todo funcionaba y que se cumplían con los requerimientos de los ex altos funcionarios.

En dos ordenadores que la Fiscalía exhibió en la sala supuestamente está toda la documentación que atestigua su testimonio, dos pruebas que los abogados de la parte acusada intentaron descartar.

En medio de los alegatos entre la parte acusadora, la defensa y el juez, el fiscal Sandoval dijo: "El abogado Sanler admite que abrió los sellos" de la evidencia.

Ante esta acusación, el letrado se levantó rápidamente visiblemente afectado, indicó que él no admitía los hechos y que debido a esa acusación no estaba en disposición de continuar: "Me siento mal. Me voy".

Mientras salía de la sala, supuestamente debido a un desmayo, Sanler se cayó, fue asistido por los otros abogados y el juez aplazó la audiencia, en la que previsiblemente debe decidir si acepta o no al empresario "Eco" como colaborador eficaz.

EFE
Con la tecnología de Blogger.