LO NUEVO
recent

Lula abandona la comisaría tras declarar por megafraude en Petrobras


El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva abandonó este viernes la comisaría tras declarar tres horas dentro de la investigación por el megaescándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Lula fue detenido a primera hora de la mañana para prestar declaración en la comisaría de la Policía Federal en el aeropuerto de Congonhas de Sao Paulo, después de un allanamiento a su vivienda en Sao Paulo. También fueron registradas la casa de uno de sus hijos (Fabio Luiz, conocido como Lulinha) y otras residencias cuya propiedad se atribuye a la familia, informaron este viernes fuentes oficiales.

La operación se enmarca en las investigaciones de corrupción en la estatal Petrobras y fue ordenada por el juez federal Sergio Moro, que está a cargo de las averiguaciones sobre una red que se apropió ilegalmente de unos 2,000 millones de dólares de las arcas de la petrolera.


Según testigos, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) reaccionó tranquilo y no ofreció resistencia al ser llevado a declarar. De inmediato, su abogado fue alertado y presentó un recurso de habeas corpus, mientras que varios sindicatos organizaron una manifestación de protesta y apoyo al ex presidente frente a su residencia.

En una conferencia de prensa, el fiscal Carlos Fernando dos Santos de Lima sostuvo que "el conjunto de indicios (contra Lula) es bastante significativo".


Según Dos Santos Lima, el Instituto Lula, presidido por el exmandatario, recibió cerca de 20 millones de reales (unos 5 millones de dólares) en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras.


El fiscal agregó que el ex jefe de Estado recibió de esas mismos cinco empresas cerca de 10 millones de reales (unos 2,5 millones de dólares) como pago por conferencias que dictó tanto en Brasil como en el exterior.

De acuerdo con las cuentas de la Fiscalía, del total de recursos recibidos por el Instituto Lula en los últimos años, un 60 % provino de las cinco empresas más implicadas en las corruptelas de Petrobras, que también fueron responsables por el 47 % de los recursos que el exgobernante recibió por dar conferencias desde que fue sucedido por Dilma Rousseff en 2011.

"Es claro que donaciones pueden ser hechas por diversos motivos, pero tenemos que investigar si eso tiene alguna relación con los desvíos de Petrobras", afirmó

La Policía Federal adelantó que los crímenes investigados en esta etapa son corrupción y lavado de dinero, perpetrados por diversas personas en el contexto de la red de sobornos que actuaba dentro de Petrobras. Los agentes cumplen un total de 44 ordenes judiciales en los estados de San Pablo, Río de Janeiro y Bahía.

La policía confirmó a la AFP que lanzó un procedimiento de búsqueda de documentación en tres estados, incluido Sao Paulo, donde vive el exmandatario.

El diario diario brasileño Folha de Sao Paulo detalla que los agentes llegaron a la vivienda, ubicada en San Bernardo, en torno a las seis de la mañana.

Según medios locales en la operación participaron unos 200 agentes así como 30 auditores de Hacienda.



La presidenta Dilma Rousseff fue alertada bien temprano sobre lo que estaba ocurriendo. El diario Folha adelantó que la mandataria convocó una reunión de emergencia con su gabinete en el Palacio del Planalto.


Los medios locales también informaron que también los agentes de la policía registraron la sede del Instituto Lula, que dirige el ex presidente; una finca de la localidad paulista de Atibaia y un apartamento en el balneario de Guarujá.

En esos dos últimos casos, las autoridades sospechan que esas propiedades pertenecen en realidad a Lula, aunque figuran a nombre de otras personas allegadas al ex mandatario.

El portavoz del exmandatario, Jose Crispiniano, confirmó la presencia de agentes en direcciones propiedad de Silva, incluyendo su vivienda en Sao Bernardo do Campo, en el estado de Sao Paulo, y en la sede de su ONG, el Instituto Lula. Silva habló con investigadores en la comisaría de la policía federal en el aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo, agregó el vocero.

Crispiniano explicó que la policía actuó en base a una orden judicial para que Silva preste declaración dentro de una investigación en marcha por presunta corrupción en el gigante petrolero brasileño Petrobras.


El diario español El País refiere que sábado pasado, en la fiesta del 36º aniversario del Prtido de los Trabajadores (PT), en Río de Janeiro, Lula dio señales de que esperaba que la Policía Federal lo llamase a declarar por sospechas de corrupción relacionadas con el caso Lava Jato.

Lula expresó su temor de que la Justicia levante su secreto bancario y revele informaciones fiscales y registros telefónicos, según asegura El País.

Una fuerza de tareas federal estudia la supuesta vinculación del expresidente brasileño con empresas de construcción investigadas por la justicia.

Deltan Dallagnol es el fiscal que coordina el grupo. En una carta enviada el lunes dijo a la Corte Suprema que mientras Lula estuvo en el cargo recibió "beneficios" de las compañías de construcción que involucran una casa de campo y un departamento de lujo en el estado de Sao Paulo.

Dallagnol afirmó que la fuerza de tareas investiga si las firmas de construcción pagaron por la renovación de las dos propiedades y si el dinero era parte de un plan de lavado de fondos.

El Instituto Lula, con sede en Sao Paulo, dijo que Lula no tiene nada que ocultar ni temor a ser investigado.

Univision
Con la tecnología de Blogger.