LO NUEVO
recent

Miles de migrantes siguen varados en frontera con Macedonia


Cientos de familias de refugiados exhaustos que intentaban llegar al centro de Europa se reunían el martes en mar de tiendas de campaña en la frontera entre Grecia y Macedonia, que lleva 24 horas impidiendo el paso de migrantes citando una política similar en su frontera norte con Serbia.

Más de 7.000 personas —una cifra que según la policía podría llegar a las 10.000— en su mayoría refugiados sirios e iraquíes están varados en el paso fronterizo de Idomeni en condiciones cada vez peores.

Un grupo de unas 150 personas, a las que se les dijo que era su turno para cruzar a Macedonia, llevan días en una gran y fina carpa justo delante del paso.

"Llevo 10 días en Idomeni, y este es el cuarto que estoy esperando para cruzar", dijo Hassan Rasheed, un ciudadano iraquí de 27 años. "Las condiciones son muy malas. Hay muchos niños enfermos que están tosiendo y pasamos la noche en esta tienda bajo una intensa lluvia".

El paso de Idomeni ha estado cerrado desde hace casi 24 horas tras los enfrentamientos registrados cuando cientos de migrantes intentaron entrar por la fuerza en Macedonia. La policía del país respondió con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Sin embargo, pequeños grupo de migrantes siguen llegando de forma constante, la mayoría a pie tras caminar hasta 30 kilómetros (18 millas) por carreteras. Uno de ellos es Ahmed Majid, un iraquí de 26 años que viaja con su esposa y dos hijos.

"Caminamos tres kilómetros. La policía paró nuestro taxi en la carretera nacional, por eso venimos a través de los campos", contó Majid. "En el camino desde Atenas la policía nos paraba en las estaciones de servicio y nos dijo que la frontera seguía cerrada".


Por otra parte, Grecia deportó el martes a Turquía un grupo de 69 migrantes económicos del norte de África, a través del paso fronterizo de Kipi. Otros 230 más serán devueltos el miércoles, en su mayoría ciudadanos de Marruecos, Argelia y Túnez.

El Comercio
Con la tecnología de Blogger.