LO NUEVO
recent

Acusan a empleados en Michigan de provocar crisis por agua con plomo

Fiscal de Michigan
Autoridades en Michigan presentaron hoy cargos contra dos funcionarios estatales y un administrador municipal del sistema de agua potable de la comunidad de Flint, por contribuir a que el agua se contaminara con plomo y crear una emergencia.

El procurador General de Michigan, Bill Schuette, anunció este miércoles cargos en contra de Stephen Busch y Mike Prysby, del Departamento de Calidad Ambiental de Michigan, y de Mike Glasgow, exsupervisor de la planta de tratamiento de agua de Flint y quien ahora funge como administrador de los servicios públicos de la ciudad.

Los tres son responsabilizados de haber contribuido a que el agua se contaminara con plomo y se creara una emergencia de salud pública que obligó a suspender la distribución del líquido en esa ciudad de 100 mil habitantes.

Los implicados están acusados de manipular los resultados de análisis de agua, interferir con evidencias y de abandono deliberado de obligaciones como empleados públicos.

Además de engañar a funcionarios federales y estatales sobre la seguridad del agua potable contaminada con plomo en Flint, una ciudad ubicada a unos 100 kilómetros al noroeste de Detroit.

Busch y Prysby, funcionarios del Departamento de Calidad Ambiental de Michigan, están acusados de dos cargos de mala conducta en el desempeño de sus funciones públicas, manipulación de pruebas, conspiración para manipular pruebas, y de dos violaciones a la Ley de Agua Segura al fallar en vigilar su seguridad y en darle un tratamiento adecuado.

Glasgow, exsupervisor de la planta de tratamiento de Flint y ahora administrador de los servicios públicos de la ciudad, está acusado de manipulación de pruebas y de abandono deliberado de sus obligaciones como funcionario público.

De ser declarado culpable de todos los cargos, Glasgow podría enfrentar hasta cinco años de prisión. Prysby enfrentaría una pena de hasta 20 años de cárcel y Busch podría recibir hasta un máximo de 15 años de prisión.

El procurador Schuette dijo que las acusaciones se desprenden de una investigación emprendida por su oficina sobre la forma en que el sistema de agua de Flint se contaminó con plomo, provocando una grave crisis de salud pública.

“Todos y cada una de las personas que violan la ley tendrán que rendir cuentas”, señaló Schuette en rueda de prensa este miércoles para anunciar los cargos.


Estas acusaciones son las primeras de más que podrían presentarse en el futuro, advirtió el procurador.

La crisis provocada por la contaminación del agua en Flint comenzó en abril de 2014, cuando en una medida para ahorrar dinero, autoridades de la ciudad optaron por cambiar su fuente de abastecimiento de agua, que provenía de Detroit, para comenzar a obtenerla del río Flint.

Los residentes pronto comenzaron a quejarse de que el agua tenía malos olores o estaba turbia, además causaba problemas de salud como erupciones en la piel y pérdida de cabello, al bañarse con ella.

En octubre de 2014, la compañía automotriz General Motors anunció que dejaría de utilizar el agua del río Flint en sus plantas, luego que los trabajadores advirtieron que el líquido corroía las piezas de los motores.

Casi un año después, en septiembre de 2015, investigadores de la Universidad de Virginia Tech determinaron que el agua del río Flint era 19 veces más corrosiva que el agua de Detroit y estimaron que una de cada seis casas tenía altos niveles de plomo.

En octubre de 2015, luego que fueron localizados altos niveles de plomo en los bebedores de tres escuelas públicas de Flint, el gobernador de Michigan, Rick Snyder, anunció que la ciudad volvería a abastecerse de agua de Detroit.

Sin embargo, para entonces algunos residentes ya habían estado bebiendo el agua del río Flint durante 19 meses y la red de tuberías de la ciudad había sido dañada por transportar agua corrosiva durante ese tiempo.

Los investigadores encontraron niveles elevados de plomo en el suministro de agua de Flint y reportaron que análisis de sangre de sus residentes habían revelado que la contaminación por plomo casi se había duplicado y triplicado en los niños menores de cinco años.

En enero pasado, a casi dos años de que comenzó el problema, el gobernador Snyder declaró estado de emergencia para el condado de Genesee, que abarca toda la zona urbana de Flint.

Tras decretarse el estado de emergencia, las autoridades de salud recomendaron a los residentes de Flint consumir solo agua embotellada. La Guardia Nacional de Michigan comenzó a distribuir filtros de agua y agua embotellada a los hogares de Flint.

Compañías privadas como Walmart, Coca-Cola, Nestlé y PepsiCo, han donado también millones de botellas de agua para apoyar a la comunidad de Flint y suplir las necesidades diarias de unos 10 mil niños en edad escolar.

El presidente estadunidense Barack Obama declaró estado de emergencia federal, lo que permitió liberar también cinco millones de dólares en ayuda federal.

Notimex
Con la tecnología de Blogger.