LO NUEVO
recent

Hincha chileno subasta el balón del penal errado por Messi


Un hincha chileno oriundo de Antofagasta que asistió a la final de la Copa América Centenario aseguró haberse quedado con el balón del penal que erró el astro argentino Lionel Messi, uno de los dos tiros con los que Argentina perdió en la decisiva tanda ante La Roja.

Tras acabar el partido, Chile y Argentina definieron el título en la ronda de penales en el arco del estadio MetLife en el que estaba el grueso de la hinchada chilena, que vio como el astro mundial envió el balón hacia la galería donde el chileno Pedro Vásquez afirma haberla escondido debajo de su camiseta para llevársela posteriormente.

“Fue algo increíble. Es un sueño divino. Imagínate, quedarte con la pelota del penal que falló Messi, es para no creerlo, pero es cierto, el balón me llegó a mí”, declaró Vásquez el pasado lunes a la página electrónica del diario “El Mercurio”.

El fanático apareció durante esta jornada en varios medios de prensa chilenos tomando en sus manos una de las pelotas con las que se jugó la final, y que pudo ser la última que tocó Messi con la camiseta albiceleste, luego de haber anunciado el retiro de su selección.

“Esto es un honor. Lo que me pasó no tiene precio”, agregó. Vásquez viajó desde Antofagasta, ciudad ubicada a 1.400 km al norte de Santiago, a Estados Unidos expresamente para observar la final, y ahora vuelve a su casa con un regalo impensado.

“No voy a poner la pelota en venta, aunque cueste millones. Sólo quiero que me la fotografíen los jugadores de la selección (chilena) para regalársela a un nieto, quien es fanático de la Roja”, aseguró el hincha.

Vásquez cambió de opinión y está decidido de deshacerse del balón si es cierta la oferta de un coleccionista que ofrece 60 mil dólares por tenerla. “Si la oferta llega a 100 mil dólares pensaría en vender el trofeo porque sería un riesgo tenerla en casa”, dijo.

Chile derrotó en penales 4-2 a Argentina en la final de la Copa Centenario y se convirtió en bicampeón de la Copa América.

Crónica Viva
Con la tecnología de Blogger.