LO NUEVO
recent

Las claves del partido entre Portugal y Gales

Foto: AP
Pesó la experiencia y el demoledor talento de Cristiano Ronaldo para encontrar el gol.

Portugal por fin pudo ganar un partido en 90 minutos y está en su segunda final de una Eurocopa gracias a la victoria por 2-0 sobre Gales, que no le alcanzó el espíritu combativo ni el esfuerzo de Gareth Bale.

Apareció Cristiano


Cristiano Ronaldo ya no tiene que hacer mucho más que explotar al máximo sus fortalezas para hacer la diferencia. Estuvo medio torneo ‘desaparecido’ y los reflectores llevaban semanas sobre el hombre que tenía enfrente, Gareth Bale, hasta hoy, el jugador más decisivo de la Eurocopa.

En tres minutos, Cristiano reestableció su jerarquía. Llegó al partido con números relativamente pobres tratándose de un jugador que aspira al Balón de Oro. Aunque se trataba del hombre con mayor número de remates en el torneo (36), había marcado dos tantos (ambos en el mismo partido), lo que significaba una efectividad del 40 por ciento.

Ya no dribla como antaño –sumaba dos regates en cinco partidos– y había resultado intrascendente en defensa. No había hecho ni una entrada, ni un bloqueo, ni un robo de balón. Apenas sumaba seis balones despejados. Incluso registraba un número discreto de pases, 151.

Pero lo que no lo ha abandonado es su instinto goleador y la fiereza competitiva.

Ronaldo ‘voló’ para romper de un cabezazo un partido trabado. Volvió a ser el Cristiano que no se veía desde la fase de grupos: tuvo dos tiros a puerta, tres desviados y tres bloqueados para ocho intentos en total, más que cualquier jugador en el encuentro, y asistió a Nani para el 2-0 definitivo unos minutos después.

El gol le valió, además, para pasar a la historia al igualar con nueve tantos a Michel Platini como máximo goleador de la competición. Así, de un salto, Cristiano ya es máximo goleador del Real Madrid, de la Champions League y de la Eurocopa. Ha sido el primer jugador en más de 50 años en marcar en dos semifinales de la Euro y suma siete competiciones grandes (Mundial y Euro) marcando; es decir, todas en las que ha participado con Portugal.

Nani impidió que Gales reaccionara a tiempo


El gol de Cristiano cambió el curso de un partido cerrado y con pocas llegadas (el primer tiempo acabó con cinco intentos portugueses y tres de los británicos). El de Nani, tres minutos después, dejó al rival contra las cuerdas.

Obligó a Gales a abrir su defensa en busca de la remontada y a Coleman a cambiar completamente su estrategia; en un periodo de menos de diez minutos quemó los tres cambios para reforzar el ataque.

Gales no se habían visto debajo en el marcador por más de un gol en toda la Eurocopa y le costó reaccionar.

Desde que cayó el gol de Nani, el partido tuvo prácticamente un dueño, Portugal. Gales seguía reteniendo el balón (acabó con un 54 por ciento de la posesión), pero no supo qué hacer con él. Portugal completó 328 pases contra los 455 de los galeses. Pero Portugal fue mucho más incisivo en zona de ataque. Acabó con 17 intentos, contra los nueve de Gales, la segunda selección más goleadora de la Eurocopa después de Francia.

La baja de Ramsey dejó muy solo a Gareth Bale


La ausencia de Aaron Ramsey fue determinante para Gales y en particular para su estrella, que tuvo que cargar con el ataque sin mucha ayuda de Ledley o King. Aunque fue el jugador que más pases recibió en el conjunto galés (50), el 60 por ciento le llegaron de la defensa (30).

Sólo recibió tres pases dentro del área y le costó una enormidad centrar o disparar. El jugador con más disparos a gol hasta el momento (12) tuvo su partido menos productivo de la Euro con sólo tres disparos a puerta. Fue el único jugador de Gales que probó a Rui Patricio; el resto de intentos británicos, seis, fueron desviados o bloqueados.

ESPN
Con la tecnología de Blogger.