LO NUEVO
recent

Turquía detiene a sobrino del clérigo al que acusa de planear golpe


El sobrino del clérigo turco Fetullah Gülen, exiliado en Estados Unidos, fue detenido por las fuerzas de seguridad de Turquía en relación con la intentona golpista que la semana pasada protagonizó una facción militar en el país.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha acusado al predicador de orquestar la intentona golpista, pero el arresto de Muhammet Sait Gülen llegó después de que soldados amotinados detenidos e interrogados señalaron al clérigo como la fuente de sus instrucciones.

Sait Gülen fue detenido en Erzurum, ciudad en la región oriental de Turquía, y será trasladado a Ankara, de acuerdo con despachos de la agencia estatal de noticias Anadolu que dieron cuenta del arresto del primer familiar directo del exiliado clérigo, de 75 años.

Las autoridades turcas estiman que Erzurum es hogar de muchos partidarios de Gölen, crítico de Erdogan, y miembros de su movimiento Hizmet, el cual ha negado de manera rotunda tener alguna implicación en el levantamiento militar del pasado 15 de julio.

De hecho en Erzincan, otra provincia turca en la que también hay una fuerte presencia de seguidores de Gölen, se inició este sábado una investigación sobre 263 funcionarios públicos y fueron detenidas 45 personas que ocupaban cargos importantes en la seguridad.

Miles de personas han sido detenidas, despedidas o suspendidas desde el intento fallido de golpe de Estado de instituciones vinculadas al ejército.

En una nueva táctica contra los presuntos golpistas, Turquía anunció este sábado que se apoderó de más de dos mil 250 instituciones de asistencia social, educativa o de salud e instalaciones que, según argumenta, representan una amenaza para la seguridad nacional.

Erdogan comentó esta mañana a la prensa que uno de los soldados que participó en el intento de golpe de Estado y que secuestró al jefe de Estado Mayor de Turquía el pasado 15 de julio, afirmó que el líder militar era Fetullah Gülen.

Los soldados golpistas capturados fueron revelando que la fuente de sus instrucciones era el clérigo exiliado, sostuvo el presidente turco.

Los altos oficiales que se negaron a participar en el amotinamiento fueron tomados como rehenes, incluyendo al jefe del Estado Mayor, general Hulusi Akar, quien poco después fue rescatado de los soldados golpistas.

El gobierno de Turquía ha reconocido que el intento de golpe, durante el cual al menos 246 personas murieron y más de dos mil 100 resultaron heridas, se debió a una infiltración de las instituciones turcas, en particular el ejército, la policía y el Poder Judicial.

Por ello, anunció la víspera una reorganización de las fuerzas de seguridad turcas argumentando además que la amenaza de que se lleve a cabo un nuevo intento de golpe de Estado aún era latente.

Notimex
Con la tecnología de Blogger.